top of page

Ciudadanos que defienden la declaración de Freedom que condena la ley y la condena contra el expresidente Trump en el caso de Business Records de Nueva York

A la luz de la reciente condena del expresidente Donald J. Trump en el caso New York Business Records, expresamos nuestra condena inequívoca de lo que parece ser un claro caso de lawfare. La utilización del sistema judicial como arma de represalia política socava los principios fundamentales de justicia, debido proceso y el estado de derecho sobre los que se fundó nuestra nación.

 

Los cargos contra el expresidente Trump en el caso New York Business Records giran en torno a supuestas discrepancias financieras dentro de sus negocios. Sin embargo, la presentación de estos cargos parece estar impulsada más por una animadversión política que por un compromiso genuino con la justicia. Este enjuiciamiento selectivo plantea serias preocupaciones sobre la justicia y la imparcialidad del proceso legal.

 

El concepto de lawfare (utilizar medios legales para lograr fines políticos) es una práctica peligrosa y corrosiva que debe condenarse de manera inequívoca. Nuestro sistema legal no debe utilizarse como arma para atacar a los oponentes políticos o promover agendas partidistas. Esas acciones socavan el Estado de derecho y amenazan la estabilidad y la unidad de nuestra nación.

 

La condena del expresidente Trump representa un precedente preocupante en el uso de procesos legales con fines partidistas. Es esencial reconocer que el sistema legal debe permanecer imparcial y libre de influencias políticas para mantener la confianza del público en su integridad. Cuando las acciones legales se perciben como motivadas políticamente, se erosiona la confianza en nuestras instituciones judiciales y se amenaza el tejido mismo de nuestra sociedad democrática.

 

A lo largo de su presidencia y después, Donald J. Trump se ha enfrentado a una oposición y un escrutinio implacables. Si bien los individuos tienen derecho a estar en desacuerdo con sus políticas y acciones, es totalmente inapropiado utilizar el sistema legal como herramienta para ajustar cuentas políticas. El principio de "inocente hasta que se demuestre lo contrario" debe respetarse para todos los ciudadanos, independientemente de su afiliación o estatus político.

 

Pedimos una revisión exhaustiva e imparcial de los procesos y motivaciones detrás de esta convicción. Es imperativo que cualquier acción legal emprendida contra un ex presidente se base en pruebas claras e incontrovertibles, libres de prejuicios políticos. El pueblo estadounidense merece tener confianza en que la ley se aplica de manera equitativa y justa para todos, independientemente de las diferencias políticas.

 

Instamos a todos los estadounidenses, independientemente de su afiliación política, a oponerse al uso indebido del sistema legal con fines políticos. Sólo manteniendo la integridad de nuestras instituciones judiciales podremos garantizar la justicia, la equidad y la preservación de nuestros valores democráticos.

 

La condena del expresidente Trump en el caso de New York Business Records representa un ejemplo preocupante de lawfare que exige nuestra atención y condena. Reafirmemos nuestro compromiso con los principios de justicia y el estado de derecho, asegurando que nuestro sistema legal siga siendo imparcial, justo y libre de influencias políticas.

1 visualización

Comments


bottom of page